Algunas aproximaciones a la acción colectiva de los estudiantes, particularmente de los estudiantes universitarios, sostienen la ambigüedad que reviste la posibilidad de acuñar la denominación de “movimiento estudiantil” para caracterizar a dicho actor social diferenciado1.   Esta consideración se funda    en la ausencia de una organización continua para la definición de un movimiento