113 AÑOS CACHURECOS Y LA DEFENSA DEL SISTEMA EDUCATIVO
Gustavo Zelaya.

Es de uso común afirmar que la historia hondureña ha sido cincelada a dos manos: una azul y otra roja, casi desde 1834 nacionalistas y liberales han forjado un país a su medida: inculto, violento, atrasado, machista, dependiente y servil. Aunque tengan diferencias en cuanto a los años que han gobernado, su esencia ideológica es idéntica, tal vez cambien las formas de gobernar y decir discursos, pero el horizonte político que avizoran es el mismo: generar un remedo de capitalismo nacional desde una misma raíz liberal entregando funciones del Estado a voraces capitalistas, a pesar de lo que pueda decirse acerca del gobierno de la reforma liberal de Marco Aurelio Soto o de las diferencias académicas y urbanas entre Callejas Romero y Suazo Córdova; comparten contenidos similares por su disposición de ofrecer el país al mejor postor.

Con el gobierno actual de Juan Hernández la entrega del territorio nacional cobra niveles de excelencia jamás vistos. Coreanos, suecos, colombianos, taiwaneses, preparan maletas cargadas de dólares para convencer gobernantes sobre las delicias de la inversión foránea. Con tales argumentos será muy fácil persuadirlos. Es probable que existan rapaces capitalistas de otras nacionalidades, sobre todo anglosajones, esperando que se instale la paz manu militari, un sistema de leyes a su gusto y que se reduzca el grupo gobernante ya que no quieren sobornar a todos los miembros de la llamada clase política. Con unos cuantos es suficiente. Por eso la constante visita de jerarcas militares norteamericanos y la puntual asesoría en temas de seguridad y narcotráfico de parte de colombianos e israelitas. La presencia de estos sujetos ha hecho que instalen oficinas de control y planificación en la misma casa de gobierno y que se atrevan a participar públicamente en las sesiones del consejo de ministros para dirigir la acción política y de seguridad.

Con lo anterior de fondo el partido de gobierno ha realizado marchas patrióticas, ha fomentado la endicidad nacional, han reprimido defensoras  y defensores de derechos humanos y desarrollado un complejo ejercicio de simulación para hacernos creer que el combate a la corrupción pública es en serio, de ello pueden dar fe palillonas, vedetes y funcionarios de tercera categoría enjuiciados por el asalto al IHSS. O las extradiciones de algunos narcotraficantes con la consabida ilegal repartición de ciertos bienes entre sus captores. Como parte de la fiesta y del derroche la cúpula del partido nacional ha celebrado 113 años de fundación y publicitado los éxitos del gobierno que hace realidad la consigna de cambiar a Honduras. La prueba más acabada de esos triunfos puede verse en los sistemas de salud y educación, dirigidos por funcionarios preparados en el oficio del capataz, muy técnicos y sobre todo con una supuesta ejemplar honradez.

A propósito de tal aniversario un hondureño que puya el macho con vara corta y mecate en mano afirma que todo eso es una “trágica mentira”, “que no hay nada que celebrar sino la  vergonzosa y colosal ambición de los latrocinistas profesionales liberales, cachurecos y neos revolucionarios salidos del bipartidismo”. Esos son los responsables de convertir a Honduras en “el segundo país más pobre de América. El más violento del mundo. Y  sigue buscando quien  la compre...solo que a estas fechas nadie  quiere ocuparse de una región convertida en narco estado”. En resumen eso sostiene Emilo Guerrero en medios digitales con lo cual estoy de acuerdo. Y lo curioso se nota en la reacción que provoca en una mujer que firma como Emelisa Callejas, ECR. La susodicha candorosamente sostiene: “Yo no se el pasado no conozco las interioridades de la lucha ideológica. No creo en ningún partido, es más casi no creo en nadie que este en política o religión. Pero si creo porque lo veo en este ministro de Educación, los cambios y las estadísticas no lo van a mostrar rápido. Pero como ciudadana lo apoyo. Veo el cambio y lo apoyo. Yo voto por candidato y he votado por partidos pequeños también. No me aferró a nada. Pero veo el cambio en Educación; hasta que me demuestren lo contrario. A mi me constan los cambios que estan sucediendo en Educación. Trascendentales. Ojalá no venga un próximo Gob a eliminarlos como es característico en nuestro país” (cita textual).

¿Acaso es funcionaria pública o asesora para que le consten los cambios? Lo anterior se puede interpretar como afirmación de alguien fantasmal, inexistente, un ser metafísico  que no toca el suelo porque flota incandescente y glamorosa sobre los cielos de Honduras o de la ciudad de Atlanta con ramificaciones específicas en la avenida La Paz de Tegucigalpa en donde se ubica FEREMA. Emelisa Callejas ¿Romero? casi afirma que no vive en nuestro país, ni en el planeta tierra ¿a qué se dedica entonces? ¿De qué está hablando? ¿Con quién se identifica? ¿En qué ha trabajado? ¿Bajo qué gobiernos ha laborado? O es ignorante del reino de este mundo o se hace la neutral. Tal vez hay otras opciones para clasificarla ¿o es inclasificable? Dice que no sabe nada del pasado ni de las interioridades de la lucha ideológica, pero se pone a defender un modelo educativo que está permeado de una forma específica de ideología que potencia la formación de individuos dotados de técnica y de idioma inglés, aptos para competir contra otros y desarrollarse en call center o en las maquilas propiedad de empresarios privados como su hermano y los compinches de su hermano. Dice que no cree en ningún  partido aunque haya participado en los gobiernos de un partido bien concreto, sea de forma directa o a través de fundaciones privadas educativas que son parte el sostén estadístico, teórico, de los gobiernos cachurecos. Y como sostiene que “casi” no cree en actores políticos y religiosos, debería nombrar en los que si cree; tal vez sean Ricardo Maduro, Porfirio Lobo, Roberto Micheletty, Oscar Andrés Rodríguez, Evelio Reyes, su propio hermano, en fin.

Entre tan pobres y poco fundamentados elogios al sistema educativo que dirige cual fiel capataz Marlon Escoto, como buena ignorante de la historia, ella lo dice, propone: “Los que yo conozco: para comenzar: CLASES ¡  normalización de la asistencia a clase, por más de 12 años se impartieron un porcentaje muy bajó de días clase” (otro sic). Continua pregonando: “Evaluación magisterio, apoyo para maestros que alcanzan nivel de calidad, control a venta de plazas y a abuso sexual como promesa de plazas; inserción actividades específicas que desarrollan las habilidades de Emprendedurismo, estimulación positiva. Para mi la introducción del Inglés es positivo. . Otros. Este ministro no es del partido de gobierno , esta allí porque los padres de familia y las comunidades lo respetan. Y tantas cosas que desde afuera no puedo ver. Sí ustedes visitan la Universidad Agricola de Catacamas ven el potencial de este Ministro. Comprendo que ideologías a veces no permiten ver. Sucede en muchos países. Errores tienen que haber, pero esta vez hay más aciertos. Si , tienen razón falta mucho por hacer, pero ya se inició el proceso. Mi experiencia me dice que el próximo gobierno va a deshacer todo esfuerzo de el gobierno actual. Lo he visto muchas veces pasar. Programas que sí se les hubiera dado seguimiento hoy  Honduras estaría en otro nivel  como Lempira Sur. No se sí es la herencia de dinastías Mayas y estamos jodidos o si es sólo lucha partidaria y tal vez hay esperanza” (Ni modo, sic).

Una de las finalidades del sistema educativo es la formación en valores de los estudiantes y para tal cuestión se espera que desde la familia se fomenten principios y que con ayuda de la escuela se fortalezcan. Eso es difícil de lograr pero es factible, frente a eso  no es cualquier personalidad la que podrá sentar bases más o menos sólidas entre los potenciales ciudadanos sino que tendrá que ser alguien probo y con sentido de la justicia y la honestidad para servir como paradigma. Si buscamos entre los gobernantes lo más cercano a ese modelo es la figura de Cabañas y si miramos a la clase política que ha gobernado desde 1834 a la actualidad la cosa se pone más complicada. Es muy probable que ni uno solo de ellos merezca llamarse autoridad moral. Y entre los religiosos el problema de encontrar alguno se embrolla mucho  más. Los nacionalistas pueden mencionar a Juan Manuel Gálvez y los liberales a Ramón Villeda Morales; al indagar su actuar en política todo se desmorona porque tienen abundantes debilidades. El primero fue un destacado representante legal de las compañías bananeras que financiaron las matanzas que algunos llaman revoluciones y guerras civiles, es responsable de una sangrienta represión en San Pedro Sula en donde se masacraron muchas mujeres; los jefes militares del momento dijeron que la sangre que impregnó las calles se debía a que esas mujeres estaban menstruando. Fue durante el gobierno de Tiburcio Carías y en donde Gálvez era el ministro de defensa. Y del cultísimo Villeda es suficiente saber que firmó una ley que ordenaba incautar y quemar libros que promovieran las ideas exóticas,  aunque hay más: facilitó la masacre de la guardia civil al mandar su desarme en el momento que se fraguaba un sangriento golpe de Estado para detener el triunfo de otro liberal en 1963.

La trasmisión y consolidación  de valores desde el sistema educativo también se vuelve más complejo si se toman ejemplos de otras figuras públicas, para el caso, las que han medrado en el mundo diplomático. Embajadores, agregados militares y policiales, incluso, cónsules, se han distinguido por realizar actividades poco ejemplares; ya lo vimos en la embajada en Colombia, en la forma en que son nombrados los familiares de los políticos y otras personas no tan familiares pero de mucha intimidad de los altos cargos del gobierno, que han puesto en mala prédica al país y que se  han esmerado en hacer de la carrera diplomática una ocasión de contrabando, fiestas y negocios poco éticos.

Un ejemplo: en el gobierno del actual mandamás, Juan Hernández, se enviaron “instrucciones para investigar las denuncias que hay en contra de los consulados por parte de ciudadanos hondureños en Estados Unidos y así proceder de acuerdo a la ley en el caso de confirmar las irregularidades”. Se ordenó la separación de algunos cónsules debido a “las denuncias formuladas por los medios de comunicación sobre la emisión ilegal de identificaciones personales por parte de varios consulados de Honduras en los Estados Unidos de América”.  Hernández ordenó la destitución de los cónsules Emelisa Callejas Romero de Atlanta; José Erasmo Montalván de Chicago y Orlen Leonel Zúniga Hernández de Houston. Así como a Lizeth Hawit de Miami; Erika Herrera de Nueva Orleans, Gerardo Agüero Guevara de Los Ángeles y Vicenzo Barletta de Dallas. …se informó que los ocho cónsules separados serán investigados y que la Cancillería de la República será la encargada de dar a conocer los nombres de los sustitutos, mientras se llevan a cabo las averiguaciones del caso” ¿La de Atlanta será la misma persona que dice no saber del pasado ni de ideologías? Lo normal y acostumbrado es que nunca sepamos el resultado de las investigaciones y que los expedientes se archiven o se destruyan para limpiar la imagen de esas sujetos. Toda esa información puede encontrarse en la prensa nacional y en los oficios de la cancillería.

En consecuencia, los interfectos, los susodichos y muchos más de su pedigrí, poco pueden decir acerca de los objetivos de la educación nacional. Y es tanto el descaro de la clase política y de sus familiares que si revisamos el inventario de los centros educativos vamos a encontrar que muchos tienen el nombre de algunas de esas personas. Para mayor vergüenza. Así, existen Escuela Oswaldo López Arellano, Jardín de Niños Gustavo Simón Nuñez, Instituto Roberto Micheletty, Centro Escolar Emelisa Callejas Romero, Escuela Roberto Suazo Córdova, Centro Básico Rafael Pineda Ponce. Todo ello está en los registros del ministerio de educación. Indudablemente es un reconocimiento a los aportes de esos sujetos y sujetas al sistema educativo nacional y por haber desarrollado importantes tesis pedagógicas a la cultura nacional. Eso debe ser. El problema es que por las mezquindades del medio no hemos dejado que trasciendan al universo entero sus brillantes acotaciones a las teorías de la educación universal; esa cultura egoísta de nosotros  impide reconocer esos talentos que si son reconocidos en otros países y en las galaxias más lejanas.

Ciertas brillantes personalidades nacionales ligadas a la educación, la diplomacia y la empresa privada socialmente responsable, son exaltadas y forman parte de organizaciones como las siguientes: Cruzada Nacional Contra el Hambre, PREAL, ISO 2000, Miembros de la Alianza Internacional Contra el Hambre, Miembros del World Chamber of Commerce; por ello cuentan con la suficiente autoridad para elogiar a Marlon Escoto. Pasan eternamente preocupados por la ética mundial, por los valores y por desarrollar modelos globales de salud sustentable. Gloria eterna a ellos. Se mueven en la metafísica absoluta del poder y en la neutral técnica de la reflexión sobre las competencias educativas, el emprendedurismo y la gestión educativa por resultados. La estadística los respalda como si fueran una nueva omnisciente y omnicomprensiva divinidad.

Pero frente a la terquedad de los datos poco pueden hacer los que defienden el sistema educativo impulsado por el partido nacional. Por más que llenen de exagerados elogios a Marlon Escoto y quieran olvidar a Alejandro Ventura con sus convenios en millones de dólares con fundaciones privadas gestionadas por afectos al partido nacional. Ambos se complementan y entre ellos hay una continuidad al poner en práctica acciones que perjudican al vilipendiado gremio magisterial, al pretender reformar la educación sin tomar en cuenta a los actores principales; al querer mostrar el falso progreso educativo, con mediáticas aulas tecnológicas que buscan ocultar el desastroso estado de muchas instalaciones escolares. La viceministra de Educación, Elia del Cid, contó a EL HERALDO que cerca del 90 por ciento de los centros educativos del país tienen problemas de infraestructura. Honduras tiene unos 19,000 centros educativos. Para enfrentar ese reto se requieren 700 millones de dólares en el momento en que se ha recortado el presupuesto para educación y aumentado el de defensa y seguridad. Dice Escoto  que “el  Estado tiene a disposición cerca del 30 por ciento de ese valor, ese ya es un buen punto porque la infraestructura escolar estuvo abandonada por muchos años”. No dice que su gestión que  abarca dos gobiernos nacionalistas. Esto es una demostración de la extraordinaria capacidad del responsable de la educación pública para convencer a los que elaboran y aprueban el presupuesto nacional, de la importancia del sector para el desarrollo nacional: uno de sus éxitos más sonados es la reducción del gasto y la inversión en la educación pública.

Un efecto inmediato de ese ataque contra la educación pública podrá verse en que la inversión en construcciones escolares será muy reducida, el mantenimiento estará a cargo de las familias, baja calidad del material didáctico, más exclusión de niñas y niños de áreas rurales porque la escuela estará lejos de sus hogares y persistirá el estilo de mando y ordeno, de mano dura contra los docentes como el método preferido por el gobierno para imponer sus políticas educativas.

A lo anterior se puede agregar su principal muletilla acerca de los 200 días de clase como si fuera suficiente la cantidad de tiempo frente a la realidad de la crisis en las instalaciones, o la existencia de casi 3000 escuelas unidocentes en donde el profesor atiende más de 50 alumnos de distintos grados en

la misma aula. Seguro suponen que eso es calidad educativa. En cualquier sistema educativo de importancia la calidad del modelo no se califica por los días clase impartidos en el año, solamente en mentalidades rurales, muy estrechas, se considera la cantidad como sinónimo de éxito cuando lo fundamental es el rendimiento obtenido en áreas y contenidos bien definidos. Pero, recientemente, el ministro Escoto mencionó la posibilidad de socializar el ejemplo de centros educativos que realizan más de los 200 días de clase. Eso sí es extraordinario ya que puede inventarse un año escolar de más de 365 días. Esto sólo es posible en nuestra Honduras. Ni siquiera Finlandia podrá igualarnos. 

Por otro lado, se publicita con gran triunfalismo la incorporación del inglés y la firma de convenios con empresas telefónicas para instalar servicios de internet gratis en los centros escolares; según los brillantes gerentes del sistema educativo nacional esto nos pondrá a las puertas del ansiado progreso, la eterna aspiración de los políticos nacionales desde 1876 con Marco Aurelio Soto que llegó a creer que era suficiente la técnica, la minería y los ferrocarriles para ponernos al nivel de los países más avanzados. Ahora internet, inglés y otra varita mágica llamada emprendedurismo y el atraso quedará superado. Esto exige inversión privada, por supuesto, más concesiones, más convenios y dólares a granel que el Estado no puede ofrecer. Y así, casi de la nada, saltan personajes al estilo del Capitán América o de Harry Potter con sus encantos y su generosidad.

Según el diario oficial digital Educación Hoy (Lunes, 02 Marzo 2015) REAL LEDGE  “una organización sin fines de lucro que facilita procesos de educación comunitaria enfocado en la conciencia empresarial y entrenamiento en educación experimental para maestros y otros líderes comunitarios... Se cubran los costos de inscripción, hospedaje, transporte, estipendio y hospedaje para la primera capacitación del Programa Internacional de Emprendimiento, así como también cubrir costo proporcionales de los intérpretes y el equipo de traducción que se usará durante todo el evento… Escoto manifestó que hoy estamos trabajando junto con REAL LEDGE de Georgia, que es una institución que promueve el emprendedurismo con el primer grupo de hondureños y con el primer grupo fuera de Estados Unidos que van a capacitar; este día hay representantes de diferentes sectores en el cual también está incluida la Secretaría de Educación porque ellos ya han tenido experiencia de emprendedurismo con universidades…el proyecto que la secretaría tiene que es reactivar la producción y la enseñanza de espacios productivos para promover el cooperativismo escolar y para promover el emprendedurismo, hemos hecho reflexiones con ellos para ir buscando poco a poco que los centros educativos se conviertan en espacios que puedan desarrollar en formato cooperativo o emprendedores actividades que les permita descubrir las destrezas que tienen para hacer negocios”. Casualmente Real Ledge es de Georgia y ahí queda Atlanta, con un consulado hondureño, por supuesto.

Futuros empresarios hondureños formándose en la escuela pública, dispuestos a competir frente a los comerciantes mundiales. Esta es una de las formas más desarrolladas del Humanismo Cristiano, de la ideología que los defensores del sistema educativo dicen desconocer y que realmente se propone deshumanizar al individuo para convertirlo en un ser competitivo, técnico, insolidario, que se enfrenta a otros individuos con eficacia para lograr el éxito.

Bien lo enuncia un empresario privado, sin ningún candor y a tono con la ideología que dice ignorar Emelisa Callejas: Michael Dickman, representante de FEREMA expresó "Creemos fielmente que un paìs sin educaciòn es un país sin desarrollo, brindarles esta herramienta a niños y niñas en edad preescolar es abrirles un mundo de oportunidades para ser más competitivos y obtener un mejor nivel de educaciòn”. De eso se trata: ser más competitivo y más eficaz en el mercado laboral, una pieza más de esa red de relaciones en donde cada uno de sus componentes puede ser desechado y sustituido por otro.

Hay más datos: Honduras tiene el segundo peor rendimiento en educación de América Latina. El promedio de escolaridad en el país es de siete años en donde tres de cada diez hondureños tienen acceso a la educación secundaria. Ningún padre de familia pagará matrícula escolar en el nivel educativo público. Pero cuando uno se adentra en los centros escolares se da cuenta que por cuenta de los padres y madres de familia corre el gasto de seguridad del centro, de mantenimiento de la escuela, del pago de los profesores del jardín escolar, de la búsqueda del equipo escolar y la atención técnica del aula tecnológica. Sin embargo, la jerga oficial afirma que  se trata de “potenciar la introducción e integración curricular de las tecnologías de la información y comunicación en los procesos de enseñanza-aprendizaje en el sistema educativo nacional, para contribuir a elevar la calidad de la educación en Honduras”. Siempre sonando muy bien en el discurso. O como se lee en el Portal Oficial del gobierno de Juan Hernández: “Con estas reformas  Honduras entra en  un momento de transformación que de la mano del Presidente de la República  busca sentar los cimientos que permitirán revolucionar la realidad de las nuevas generaciones de hondureños.”

La trascendental revolución de Juan Hernández y de sus secuaces no es más que la venta en porciones del territorio nacional, ofertar las zonas de desarrollo especial en donde empresarios privados imponen su ley, mayor profundización de la corrupción y de la impunidad, gradual anulación de la división de poderes para fortalecer el presidencialismo, probar que todo puede ser sujeto de compra y venta incluyendo prensa y oposición política, eficiente control de los poderes públicos de parte del norte imperial y una represión sostenida de los defensores y defensoras de los derechos humanos.

 

5 de marzo de 2015, a 113 años de fundación del partido nacional.

Posted
AuthorLuis Nicho